Mayra pierde batalla contra rickettsia tras contraer infección en Mexicali
Mayra pierde batalla contra rickettsia tras contraer infección en Mexicali
TENDENCIAS:

Mayra pierde batalla contra rickettsia tras contraer infección en Mexicali

Mayra pierde batalla contra rickettsia tras contraer infección en Mexicali
Foto: José María Cárdenas
Por: |
MEXICALI, Baja California(GH)
Un diagnostico equivocado por parte de los médicos, la atención tardía contra la rickettsia y una bacteria contraída en el mismo hospital donde trataban de salvarla, apagaron la vida de la joven Mayra.

Parecía que tras dos meses y medio de luchar en Hospital General de Mexicali (HG) contra la rickettsia, la batalla estaba siendo librada por Mayra Cristina Arellano Hernández, su cuadro se complicó derivado de negligencias médicas, asegura su madre.

Mayra tenía 19 años, nació en 1999 el 27 de julio, habitaba en el Ejido Hipólito Rentería con su familia y su pareja, era una mujer con sueños, noble y honrada, describió su progenitora, Lucia Hernández Venegas.

La adolescente murió el 26 de noviembre a las nueve de la noche con 20 minutos en una cama del Hospital General, fue sepultada en Jardines del Paraíso con la ayuda de la comunidad.

La causa: Acidemia, falla orgánica múltiple, choque séptico, síndrome de distrés respiratorio agudo, celulitis de tejidos blandos y fiebre manchada, es decir rickettsiosis.

MAL DIAGNOSTICO

Mayra tenía dolor de cabeza y huesos, mareos y nauseas, pasaron varios días y la llevaron a un Centro de Salud en el poblado de Sansón Flores, donde le diagnosticaron una infección en las vías urinarias.

“Algunos pensaban que estaba embarazada, otros que tenía resfriado, el domingo la llevé al hospital, porque como que no podía respirar, pasaron diez días para ese punto”, declaró.

Ingresó por insuficiencia renal, hasta que un doctor la miró en urgencias y la pasó a terapia intensiva por probabilidad de rickettsia, el lunes 10 de septiembre a las once de la mañana, le comentaron a Lucía que estaba grave, el miércoles confirmaron que era rickettsia, declaró.

La señora Lucía nunca sospechó que fuera rickettsia, Mayra no presentaba huella de alguna mordedura de garrapata, sí bien tenía una perra, no la consideraban un riesgo puesto que no le habían detectado el arácnido.

Debido a la su condición de debilidad, Mayra necesitaba más que el tratamiento común a base de doxiciclina, su madre emprendió una búsqueda desesperada por el medicamento vasopresina, hidrocortisona y cloranfenicol, ésta última fue la más difícil de conseguir.

“Ella iba muy delicada, la doxiciclina sí la tenía el hospital, lo demás era como un refuerzo, la gente me ayudó para conseguirlo y comprarlo”, mencionó sentada en una silla fuera de su vivienda de madera.

“El mismo nueve de septiembre hablé con ella, no se quería quedar en el hospital, convulsionó en mis brazos porque la enfermedad le atacó el cerebro, la pasaron a terapia en coma y la tenían entubada, despertó a los 14 días y estaba bien de su cabeza”, declaró.

“Me decían los doctores que si ella lo superaba iba a ser un milagro y así fue, pero desafortunadamente las manchas que le quedaron se hicieron llagas”, describió con el semblante entristecido.

Las llagas se las tenían que retirar porque se estaban infectando por dentro, su madre asegura que prácticamente quedó sin piel de la cintura para abajo, además debieron amputarle siete dedos de los pies.

MADRE SEÑALA NEGLIGENCIA

Lucía consideró que la muerte de su hija se debió a una negligencia, puesto que ya había salido de terapia intensiva, y fue una mala técnica para realizarle las curaciones y lavados de las heridas en sus piernas las que terminaron con su vida.

“Ella ya platicaba y movía sus brazos, pero las curaciones eran muy dolorosas, en terapia intensiva y medicina interna la trataron muy bien, cuando la pasaron a primer piso sí fue un trato muy mal, tanto la jefa de enfermeras como doctores, mi hija tuvo una experiencia muy fea, fue un descuido total, ahí se infectó”, aseveró en tono molesto.

“Ella falleció porque le entró una bacteria, que prácticamente en el hospital la agarró, Acinetobacter me dijeron, más que nada se le fue a la sangre, la rickettsia ella ya la había librado, pero por sus heridas agarró la bacteria”, comentó.

“De verla que estaba bien, que ya no más eran los lavados quién iba a creer que esa bacteria la iba a atacar, y acabar con ella”, reflexionó.

Sentenció que los doctores del primer turno le quitaban las gasas encarnadas sin mojarlas y que los galenos externaban que Mayra se quejaba mucho y que era muy exagerada. Lucía no pretende emprender acciones legales contra los médicos, pues considera que nada de lo que hagan podría regresarle a su hija Mayra.

El 28 de noviembre realizaron el acta de defunción, misma que no precisa la bacteria Acinetobacter, Mayra se suma a las muertes por rickettsia, llegando así a los once fallecimientos en lo que va del año 2018.
Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados