LACRONICA.COM - ECOANÁLISIS
COLUMNAS
ECOANÁLISIS
ECOANÁLISIS



Los ibis



El nombre de esta ave vadeadora de largo pico curvo es así mismo su plural. Se trata de un pájaro grande de 60 centímetros de largo que no había en el delta del Río Colorado o Valles de Mexicali, San Luis, Yuma e Imperial, California. Es casi igual al zarapico, pájaro que antes abundaba y cazábamos para comer el siglo pasado. El zarapico es color café con leche, el ibis se ve negro. En Chile le llaman cuervo de pantano porque habita humedales y cultivos irrigados. En los primeros come crustáceos y moluscos, en los segundos lombrices de tierra e insectos. El ibis más famoso es el de Egipto, al que veneraban como sacro. El nuestro apenas unos cuantos sabemos de él, principalmente por su presencia reciente.

También se le conoce como ibis de ojos rojos o de patas rojas debido al color de sus extremidades y órgano visual. Otro nombre es el de cara blanca porque en estado reproductivo plumillas de su cara son de ese color. Mi hermano Armando ha retratado cientos de ibis en invierno y nunca les hemos visto la cara blanca, fotos de la especie en nuestros FB. El hecho es que durante el invierno, vuelan sobre el delta miles de parvadas de cientos de estos pájaros. Acuden a dormir en los humedales de la Colonia Pólvora y su presencia ya es parte del paisaje invernal cachanilla.

Pero tal biomasa silvestre acusa un impacto en la agricultura local. En los terrenos recién sembrados de trigo, a donde acuden a alimentarse, con sus patas, peso y gran número compactan el suelo y el trigo no nace. Agricultores de la zona nos han mostrado los grandes parches sin plantas en los trigales de estos días. Ellos les truenan cohetes y disparan para ahuyentarlos sin resolver el problema. Algunos creen que se comen las semillas por eso nada crece donde estuvieron, pero toda la información científica sobre Plegadis chihi, que es su nombre científico no dice que coman granos. Hemos notado que casi ha desaparecido el zancudo vadeador anterior y nativo, el zarapico, Numenius americanus, y en mayor proporción el ibis ha aumentado su presencia.

Un agricultor de mucha experiencia me decía “son muy sabrosos”, pero en la cultura culinaria europea que heredamos, ni en la oriental que adoptamos ni en la nativa cucapá, hay registro de que estos abundantes pájaros se coman de alguna manera, no obstante, con hambre o con alguna receta sofisticada podría ser base de algún nuevo platillo. Al no estar considerado entre las aves de uso cinegético, no se le puede cazar legalmente. Valdría la pena explorar esta posibilidad y experimentar con una temporada de su cacería. La primavera y el verano la pasa en el centro del país (mapas en mi FB) pero inverna con nosotros, es un pájaro 100% mexicano, por lo que nos corresponde decidir si se aprovecha o no.

Cuando vea por las tardes rurales cachanillas largas filas de grandes pájaros negros, son los ibis.



*- El autor es investigador ambiental independiente.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.