Pequeño chimpancé huérfano no puede dejar de sonreír a sus rescatistas

Pequeño chimpancé huérfano no puede dejar de sonreír a sus rescatistas

TENDENCIAS:

Pequeño chimpancé huérfano no puede dejar de sonreír a sus rescatistas

Pequeño chimpancé huérfano no puede dejar de sonreír a sus rescatistas
Este pequeño chimpancé está tan feliz de haber sido rescatado que no para de sonreírle a sus rescatistas. Foto: Tomada de la Red
Por: |
CIUDAD DE MÉXICO(Tomada de la Red)
En su hábitat natural, las madres chimpancés hacen contacto visual con sus bebés más de 20 veces por hora y generalmente pasan el día llevándolos en brazos. Solo las interrupciones más serias podrían separarlos, pero lamentablemente, los chimpancés madre y bebé son separados con bastante frecuencia.


Esto es lo que le sucedió a una bebé chimpancé a la que llamaron Gaia. Ella estaba siendo vendido por un hombre en Liberia cuando un turista, tratando de hacer lo correcto, decidió comprarla.


Seguramente su madre fue asesinada por su carne. Desafortunadamente, comprar chimpancés bebés para rescatarlos solo perpetúa el comercio de carne de animales silvestres y alienta a estas insensibles personas a dejar más animales huérfanos que son vendidos en el comercio ilegal de mascotas.


Pero algunas personas están tratando de hacer algo para detener este ciclo de violencia y explotación que afecta a muchas familias de chimpancés. Como Jenny y Jimmy Desmond quienes fundaron Liberia Chimpanzee Rescue & Protection (LCRP) para darle a los chimpancés huérfanos en Liberia un lugar seguro para crecer, y también para crear conciencia sobre las amenazas a estos animales.


“Aunque estamos felices de que se salvó, se intercambió dinero, un expatriado terminó con ella y no se hizo ningún informe a las autoridades por lo que su vendedor (y posiblemente el asesino de su madre) no solo escapó, sino que intenta vender más chimpancés en esta área. Gaia es un ejemplo perfecto de por qué le pedimos a la gente que por favor respete las leyes y nunca compre vida silvestre ilegal o que tome animales sin hacer un informe completo a las autoridades”.


La pequeña Gaia tenía menos de dos meses cuando llegó a LCRP justo antes del Día de la Madre, y en un día que tenía un significado especial para Jenny: el aniversario del día en que perdió a su propia madre, cuyo nombre era Gaia. Así que ella la llamó como su difunta madre.




“Los chimpancés de la edad de Gaia no lloran, no tienen necesidad. Son abrazados por mamá que satisface todas sus necesidades las 24 horas del día. Hacemos todo lo posible para replicar esto en el santuario de LCRP”.


Ahora, después de pocos días en el santuario, recibiendo amor y consuelo constantes, Gaia ya parecía estar con mucho más ánimo.

Cuando Gaia sea lo suficientemente fuerte, ella comenzará a interactuar con otros chimpancés rescatados que pueden entender por lo que ha pasado.


El día de la madre, Gaia incluso le dio a Jenny algo así como un pequeño regalo. Una grande y tierna sonrisa.


“Celebramos el Día de la Madre con la primera gran sonrisa de Gaia. Gaia lleva el nombre de mi madre cuando llegó en la fecha en que la perdí en mayo. Tener el regalo de su progreso en un día triste ayer fue una bendición desde arriba”.



Fuente: https://notasdemascotas.com/pequeno-chimpance-huerfano-sonrie/
TÓPICOS: MASCOTAS, CHIMPANCÉS
Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados