Kilocalorías, ¿Engordan o nutren?

Kilocalorías, ¿Engordan o nutren?

TENDENCIAS:

Kilocalorías, ¿Engordan o nutren?

Kilocalorías, ¿Engordan o nutren?
Por: |
CIUDAD DE MÉXICO(Tomada de la Red)
Las calorías o kilocalorías no se pueden ver ni tocar; no son nutrimentos, pero es una de las “cosas” en las que pensamos primero cuando hablamos de alimentación. Todos los alimentos y bebidas (a excepción del agua y las endulzadas con edulcorantes no calóricos) nos proporcionan energía en forma de kilocalorías, para mantenernos vivos, poder realizar todas nuestras actividades y mantenernos saludables.

Pero, ¿qué son en realidad las calorías y por qué es importante conocerlas? La nutrióloga Ana María González, del Colegio Mexicano de Nutriólogos, nos comparte toda la información.

Lo primero que hay que aclarar es que las calorías son una unidad de medición, igual que el metro o el kilogramo. Con ellas medimos la cantidad de energía que nos aportan los alimentos y que el cuerpo utiliza para realizar todas sus funciones, desde respirar, hasta correr de repente en un momento de emergencia.

En los alimentos hay sólo 3 tipos de nutrimentos que nos pueden aportar energía:

Las proteínas que aportan 4 Calorías por gramo
Las grasas o lípidos que aportan 9 Calorías por gramo
Los carbohidratos que aportan 4 Calorías por gramo
Por lo que la energía o las calorías que nos da cada alimento proviene de la cantidad que tenga de cada uno de estos nutrimentos.

Es importante destacar que otros componentes de los alimentos y bebidas como las vitaminas, los minerales, los edulcorantes no calóricos o la fibra no nos dan energía y por lo tanto no incrementan las calorías de un alimento o platillo.

¿Cómo las obtenemos?

Una vez que masticamos y digerimos los alimentos, se llevan a cabo todas las reacciones del metabolismo y se van utilizando o “quemando” las nutrimentos produciendo de esta forma la energía. La cantidad de energía que producen se mide en calorías. ¿Recuerdas aquella frase de la clase de química? “La materia no se crea ni se destruye, solo se transforma” Así, parte de los alimentos se transforman en energía para poder dormir, pensar, trabajar, bailar, etc.

¿Engordan o nutren?

La respuesta es: las dos. Depende de la cantidad de calorías que consumas y cuánto de ellas gastes o quemes. Nuestro cuerpo nunca deja de trabajar, y por ello tiene la capacidad de almacenar la energía que “sobra”. Si no se utiliza esta energía de manera inmediata, la guarda para disponer de ella en otros momentos, como el tanque de la gasolina de un coche.

Mientras nuestro cuerpo utilice para sus funciones vitales y su movimiento las calorías que consumimos, no solo nos nutren, sino que son básicas para vivir; sin embargo, cuando este balance se rompe y gastamos menos energía de la que comemos, esta se acumula y entonces nos engordan.

¿Cómo aprovecharlas al máximo?

Cuidando nuestros hábitos, especialmente en lo que se refiere a la cantidad y calidad de lo que comemos y a cuánto nos movemos. Muchas veces damos a nuestro cuerpo mayor cantidad de energía de la que gastamos y la reserva de energía en forma de grasa se vuelve excesiva. Por ello, solemos asociar a las calorías con el indeseable aumento de peso.

La mejor manera de saber si nuestro cuerpo está en balance de energía es monitoreando nuestro peso: si aumenta, debes reducir tus porciones, especialmente de aquellos alimentos y bebidas que te proporcionan más calorías y aumentar tu actividad física. También puedes reducir tu ingesta de calorías, si incorporas en tu dieta endulzantes bajos en calorías. Los encuentras en diferentes presentaciones o en productos que consumimos todos los días como golosinas, postres, aderezos o bebidas.

Es momento de revindicar a las calorías que siempre parecen las malas del cuento; pero sin ellas sencillamente no podríamos vivir, pasaría como a un coche cuando se le acaba la gasolina, es decir dejaríamos de funcionar.

¡La clave está en consumir y gastar energía de manera equilibrada!
Kilocalorías, ¿Engordan o nutren?

Las calorías o kilocalorías no se pueden ver ni tocar; no son nutrimentos, pero es una de las “cosas” en las que pensamos primero cuando hablamos de alimentación. Todos los alimentos y bebidas (a excepción del agua y las endulzadas con edulcorantes no calóricos) nos proporcionan energía en forma de kilocalorías, para mantenernos vivos, poder realizar todas nuestras actividades y mantenernos saludables.

Pero, ¿qué son en realidad las calorías y por qué es importante conocerlas? La nutrióloga Ana María González, del Colegio Mexicano de Nutriólogos, nos comparte toda la información.

Lo primero que hay que aclarar es que las calorías son una unidad de medición, igual que el metro o el kilogramo. Con ellas medimos la cantidad de energía que nos aportan los alimentos y que el cuerpo utiliza para realizar todas sus funciones, desde respirar, hasta correr de repente en un momento de emergencia.

En los alimentos hay sólo 3 tipos de nutrimentos que nos pueden aportar energía:

Las proteínas que aportan 4 Calorías por gramo
Las grasas o lípidos que aportan 9 Calorías por gramo
Los carbohidratos que aportan 4 Calorías por gramo
Por lo que la energía o las calorías que nos da cada alimento proviene de la cantidad que tenga de cada uno de estos nutrimentos.

Es importante destacar que otros componentes de los alimentos y bebidas como las vitaminas, los minerales, los edulcorantes no calóricos o la fibra no nos dan energía y por lo tanto no incrementan las calorías de un alimento o platillo.

¿Cómo las obtenemos?

Una vez que masticamos y digerimos los alimentos, se llevan a cabo todas las reacciones del metabolismo y se van utilizando o “quemando” las nutrimentos produciendo de esta forma la energía. La cantidad de energía que producen se mide en calorías. ¿Recuerdas aquella frase de la clase de química? “La materia no se crea ni se destruye, solo se transforma” Así, parte de los alimentos se transforman en energía para poder dormir, pensar, trabajar, bailar, etc.

¿Engordan o nutren?

La respuesta es: las dos. Depende de la cantidad de calorías que consumas y cuánto de ellas gastes o quemes. Nuestro cuerpo nunca deja de trabajar, y por ello tiene la capacidad de almacenar la energía que “sobra”. Si no se utiliza esta energía de manera inmediata, la guarda para disponer de ella en otros momentos, como el tanque de la gasolina de un coche.

Mientras nuestro cuerpo utilice para sus funciones vitales y su movimiento las calorías que consumimos, no solo nos nutren, sino que son básicas para vivir; sin embargo, cuando este balance se rompe y gastamos menos energía de la que comemos, esta se acumula y entonces nos engordan.

¿Cómo aprovecharlas al máximo?

Cuidando nuestros hábitos, especialmente en lo que se refiere a la cantidad y calidad de lo que comemos y a cuánto nos movemos. Muchas veces damos a nuestro cuerpo mayor cantidad de energía de la que gastamos y la reserva de energía en forma de grasa se vuelve excesiva. Por ello, solemos asociar a las calorías con el indeseable aumento de peso.

La mejor manera de saber si nuestro cuerpo está en balance de energía es monitoreando nuestro peso: si aumenta, debes reducir tus porciones, especialmente de aquellos alimentos y bebidas que te proporcionan más calorías y aumentar tu actividad física. También puedes reducir tu ingesta de calorías, si incorporas en tu dieta endulzantes bajos en calorías. Los encuentras en diferentes presentaciones o en productos que consumimos todos los días como golosinas, postres, aderezos o bebidas.

Es momento de revindicar a las calorías que siempre parecen las malas del cuento; pero sin ellas sencillamente no podríamos vivir, pasaría como a un coche cuando se le acaba la gasolina, es decir dejaríamos de funcionar.

¡La clave está en consumir y gastar energía de manera equilibrada!
TÓPICOS:

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados