LACRONICA.COM - TRANSICIONES
COLUMNAS
TRANSICIONES
Transiciones

'Pérense'

Han pasado apenas 11 días del histórico triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la disputa del cargo más importante del país, pero parecería que “han sido menos”, como 100. Días de vértigo para el virtual presidente de la República. Es tal el caudal de asuntos que aquejan al país que ya todo mundo, partidarios y detractores, lo ven como presidente en funciones.

El domingo 1 de julio hacia las 18 horas del Pacífico, 20 horas del Centro del país, supimos que la ola obradorista había desbordado todos los pronósticos. Nadie pensaba que el triunfo sería tan apabullante. Todos los conteos rápidos coincidían: la ventaja sobre el segundo lugar era de 30 puntos. Tan evidente era ya el triunfo del candidato de MORENA que José Antonio Meade, primero, y Ricardo Anaya, después, hacían público el reconocimiento de que los resultados no les favorecían. Tres horas después, el Instituto Nacional Electoral confirmaba mediante el Conteo Rápido las cifras anteriores: AMLO había ganado de calle.

Quizás no nos ha “caído el veinte” de lo acontecido: por primera vez en la historia tendremos un presidente de izquierda. Cuando la ola de derechización recorre el Continente, en México decidimos nuestro voto por una opción política diferente. Hastiados de las consecuencias del modelo neoliberal impuesto en nuestro país desde principios de los ochenta, los mexicanos acudimos a las urnas a apostar por una opción encabezada por el líder social más importante de las últimas décadas, el único capaz de

llenar plazas y provocar tumultos donde se presentaba. AMLO supo encabezar el descontento, la indignación y la deseperanza de millones de mexicanos sumidos en la pobreza y que como única opción tenían el asistencialismo, sinónimo de limosnas, y la creciente violencia contra sus hijos, carne de cañón de los carteles. Jóvenes que a veces lograban terminar la universidad y que a cambio padecían precariedad laboral y salarios de hambre.

AMLO supo capitalizar además la ineptitud de sus adversarios. Con campañas basadas en el ataque sistemático contra el puntero, Meade y Anaya fueron pasando los días. Sus asesores y hombres de confianza fueron incapaces de diseñar un discurso alternativo que les diera alguna oportunidad frente al intenso trabajo desplegado por AMLO. Un día sí y otro también, su único argumento era la denostación, la calumnia y las fake news. Un desastre de campañas, que se refleja en los resultados: Ricardo Anaya se convirtió en el candidato panista menos votado, Meade cayó a los niveles de sufragios que obtuvo Roberto Madrazo en 2006; en contraste AMLO se convierte en el candidato con mayor número de votos en la historia con más de 30.1 millones.

Hoy, una semana y días después de que AMLO y MORENA arrasaran en las urnas (ganaron 6 de 9 gubernaturas y mayoría absoluta en ambas cámaras), los detractores de Andrés Manuel, irritados y molestos le exigen que “cumpla sus compromisos de campaña”. Se hacen o son ignorantes: AMLO será presidente en funciones hasta el 1 de diciembre. Hoy, el encargado del Poder Ejecutivo se llama Enrique Peña Nieto. Así será la tónica del primer gobierno de izquierda en México: el presidente trabajando intensamente y sus adversarios atacándolo. El financiamiento de muchos de los intelectuales orgánicos de la derecha provendrá, como hasta hoy, de los partidos politicos PAN y PRI. Estos paladines de la democracia y autonombrados representantes de la sociedad civil, seguirán con su labor de boicotear al nuevo gobierno para que en 3 años MORENA pierda la mayoría en el Congreso y posiciones en el ámbito local. Aunque hay que decirlo, algunos otros se subirán al barco lopezobradorista para tratar de obtener algunos recursos y prebendas. Ellos, ahora exigen celeridad a un gobierno que todavía no toma posesión: “Serénense” diría el Peje, “Pérate” diría el técnócrata Meade. Habrá que armarse de paciencia para lograr los cambios de raíz que paradójicamente nos urgen.

* Director del Departamento de Estudios de Administración Pública de El Colegio de la Frontera Norte.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.