LACRONICA.COM - MIRADOR
COLUMNAS
MIRADOR
MIRADOR

Soy el afortunado dueño de una obra de Piedad Valerio.

Pintora modestísima fue ella. No perteneció al selecto grupo de las damas de sociedad que en mi ciudad, Saltillo, pintaban cuadros con títulos como "El patio de mi casa", "Rosas de otoño" o "La fuente del jardín".

Ella iba al campo, igual que hacían los impresionistas, y retrataba escenas de la vida de las mujeres y hombres de la tierra. El cuadro que yo tengo representa el momento de la trilla, en que una máquina separa el trigo de la paja, cosa que muchas veces los hombres no sabemos hacer.

En ese cuadro de Piedad Valerio está la belleza de la verdad. Seguramente nunca lo vendió. ¿Quién quiere tener en su sala o comedor la pintura de unos campesinos que trabajan alrededor de una máquina? Yo tengo esa pintura. La veo y es como ver de nuevo lo que en el rancho San Francisco tantas veces vi.

La obra de la humilde pintora tiene la majestad de lo sencillo.

También ella tenía esa grandeza.

¡Hasta mañana!...

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.