COLUMNAS
ZONA SÍSMICA
Zona Sísmica

A un año de la marcha

Después de un año de movimientos sociales históricos, en los que los mexicalenses sin partido, y con la firme intención de protestar por las alzas en inicio de 2017, llega el 2018, ahora con Colectivos de Resistencia, aparentemente desgastados y con menor fuerza.

Comenzaron sin nombre y surgieron de manera espontánea y natural en enero del 2017, consiguieron miles de ciudadanos reales, sin partidos políticos, provocaron de manera histórica un revés a la Ley del Agua y al reemplacamiento.

Lograron cimbrar al gobierno municipal, estatal y poder legislativo.

Pero la mezcla de ex militantes de partidos políticos, rostros de ex candidatos, la presencia de personas afines a Morena, simpatizantes con el PES, PRI y el PT, fueron desgastando el movimiento.

Al final del año las propuestas fueron eliminándose y quedaron los insultos, las palabras altisonantes, las agresiones físicas contra diputados, policías, así como daños a inmuebles, abandonando las propuestas.

Los pliegos petitorios que presentaron y exigían se atendieran, fueron olvidados, se dividieron los grupos, hubo incluso golpes entre líderes del movimiento.

Hoy buscan una oxigenación con una marcha y mitin, donde mostrarán si el 2018 será el año que lapida las resistencias, o retoman el diálogo y proposición de acciones, reformas y propuestas.

Hasta ayer el movimiento lo que hacía era hacer señalamientos de un mal gobierno y gritos de que no se pagaran los impuestos.

Habrá que ver si los líderes se mantienen o desvanecen, entre los que se encuentran la familia Gallaga, la familia Fierro, perfiles como Don Filiberto, Araceli Piña, Armando Salinas, Alejandro Rivera, entre otros.

Se aparta del PRI

Aunque era evidente la separación que Laura Torres Ramírez tenía con su partido el PRI, organismo que la llevó a ocupar una curul en el Congreso del Estado y la candidatura a alcalde de Rosarito que finalmente perdió frente a la panista Mirna Rincón, hasta ahora salió el peine, pues resulta que ella ya renunció al tricolor.

La noticia salió a la luz pública recientemente, pero según ella, abandonó las filas del tricolor desde el verano pasado y luego en el mes de noviembre su padre, Hugo Torres, ex alcalde de Rosarito, le siguió los pasos, aunque todo se mantuvo en mutis.

Torres Ramírez asegura que su salida tiene que ver con su preparación académica, ya que actualmente estudia un doctorado y requería de todo su tiempo, pero además se autodenomina independiente, pues asegura que se registró como militante del PRI para cumplir con los requisitos que exigían las candidaturas.

Lo raro de todo esto, es que el Comité Directivo Municipal de Rosarito no tenía idea de la renuncia de la ex candidata, pues no les ha llegado ningún documento, con la notificación de la renuncia, aunque parece ser que el CDE sí tiene conocimiento.

Así que no sería nada raro que en corto tiempo se le vea a Torres Ramírez portando nuevo color en su camiseta y ya se habla que podría ser el naranja, combinado con azul, por aquello de la alianza, pues no quita el dedo del renglón por sus querencias por la silla municipal.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.