COLUMNAS
PUNTO DE INFLEXIÓN
Sangre inocente derramada...

"No cualquiera se vuelve loco, esas cosas hay que merecerlas"

Julio Cortázar

En memoria de las víctimas mortales cuya sangre inocente fue derramada.

Me duele en el alma escribir un editorial más con este título. Me duele aún más saber que tristemente no será el último mientras las cosas se mantengan como tal...

Las Vegas, la mismísima ciudad del pecado en donde con sorna se dice que lo que ahí sucede se queda ahí..., fue la elegida para que se escribiera un trágico capítulo más de la insensatez, rayando en la locura, de una realidad tan absurda como intacta respecto a la aberrante facilidad con la que cualquier loco puede hacerse de un arma en los Estados Unidos de América.

Nueve minutos de horror desde una ventana del piso 32 del hotel Mandalay Bay. Nueve escalofriantes y eternos minutos en los que, una vez más, queda demostrado que nuestros vecinos del Norte no están tan preparados como dicen estarlo...

Y es que de entrada resulta increíble no solo que un demente pudiese tener tal arsenal en una habitación sin que ello obviamente implicara burlar toda la seguridad del hotel, sino que, a juzgar por los videos y testimonios presenciales, la reacción policial dejó mucho que desear para que alguien por fin pudiera llegar al atacante y abatirlo u obligarlo a suicidarse antes en una de las ciudades más vigiladas del mundo 24/7.

Así las cosas, en medio de la desesperación y del luto de los ciudadanos de a pie, pronto salió a relucir la insensatez, esa que raya en la locura, del tema tantas veces discutido y tantas veces diluido respecto al control de armas en EUA y su proclividad por seguir fomentando el que sea más fácil comprar un rifle de asalto que un billete de lotería.

La politiquería de siempre sobre un tema que implica miles de millones de dólares legales e ilegales que fluyen alrededor de una industria bélica armamentista, que, dicho sea de paso, encuentra en el actual gobierno norteamericano un estratégico aliado.

Siendo así, salen a relucir las posiciones encontradas de siempre que no terminan por aterrizar nada que pueda cambiar las cosas de fondo.

Quienes urgidos trataron (tratan) de vincular al enemigo virtual/real favorito del momento (ISIS) para justificar y seguir alimentando ante la gran masa la teoría de la conspiración que viene de fuera, misma que hay que seguir atacando... quienes desde la comodidad de la oposición siguen con su discurso que no termina de pasar de las palabras a los hechos en el sentido de poder armar la fuerza suficiente en el Congreso que aterrice en leyes concretas que de una vez por todas limiten la proliferación de armas... quienes, muchas veces desde el anonimato, se disponen a seguir aportando los miles de millones de dólares que evidentemente se requieren para corromper a tal grado las cosas con el afán de mantener, como ha sido por tantos años, el status quo...

Mientras tanto, todos expectantes asistimos al juego perverso de la locura asistida por el dinero y los intereses de un mundo cada vez menos humano e irracional, y cuando digo todos, somos todos, partiendo de la base de que cualquiera de nosotros puede estar en la hora marcada... en el lugar no indicado...

Luego entonces, por nuestros hijos y sus hijos, dispongámonos a dar la batalla por cambiar el estado de las cosas a sabiendas de que el bien siempre habrá de vencer al mal.

El autor es editorialista local/consejero CDEM.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.