COLUMNAS
CONCIENCIA CIUDADANA
CONCIENCIA CIUDADANA

El Autobús de la Libertad

Hace un par de meses salió de la Ciudad de México el Autobús de la Libertad para recorrer varias ciudades de nuestro País, en una campaña pacífica del Consejo Mexicano de la Familia (Confamilia) y otras organizaciones, exigiendo al gobierno respete: 1- El derecho primigenio de los padres a educar a sus hijos. 2- Brinde a los niños una educación científica y de valores. 3- Elimine la ideología de género en políticas públicas.

En este autobús viajan: El presidente de Confamilia, Juan Dabdoub, con un grupo de personas afines al bien de los niños mexicanos. En donde el autobús para, lo esperan padres de familia para recibir un mensaje, pidiendo anticipadamente a autoridades respeto y tolerancia. El autobús pintado color naranja tiene dos frases escritas: “Dejen en paz a los niños” y “Con mis hijos no te metas”. ¿Hay algo malo, insultante o irrespetuoso en estas frases? Porque para el LGTB que tanto exige “tolerancia” estas son intolerables, al punto de agredirlos en cada lugar que se presentan. En Puebla, al llegar al zócalo, lanzaron piedras y huevos con pintura, rompieron vidrios, poncharon una llanta a navajazos y rodearon el autobús con una cinta con la palabra “prohibido”, todo ello plagado de gritos e insultos. En Tepatitlán, además de arrojar huevos con pintura y piedras, Angélica, una supuesta “maestra”, incitó a sus alumnos a pegar carteles ofensivos, y cuando se le cuestionó, no pudo argumentar nada. Dos muestras concretas de intolerancia. Aun así, el Autobús de la Libertad sigue su recorrido, no habrá insultos ni agresiones que lo paren. A su paso la gente les grita: ¡Yo sí le voy a la familia! ¡Con mis hijos no te metas! Este es el México real frente a la imposición totalitaria de un lobby minoritario agresivo y violento. Con esta actitud se retratan ellos mismos; exigen respeto, pero no quieren respetar a las personas ni las cosas de los demás, tratan de imponerse mediante la violencia y el vandalismo, censurando la libertad de expresión que la ley nos otorga a todos los mexicanos. Lo peor es pretender adoctrinar desde el kínder a nuestros niños con la ideología de género, como está sucediendo en otros países incluyendo el nuestro.

Tan es así, que el 17 de mayo del año pasado el presidente Peña Nieto indicó que al Nuevo Modelo Educativo se debe incorporar la ideología de género. Esta ideología les enseña (entre otras perversiones) que el sexo es una asignación del medio, lo biológico no cuenta, que los niños deben liberarse de esta imposición y elegir libremente su sexo y su género. Esto por supuesto daña la mente de los niños que por su edad, carecen de criterio y razonamientos para enfrentarlo.

El Autobús de la Libertad seguirá recorriendo todo México con el afán de hacer conciencia a los padres de familia y defiendan a sus hijos antes que sea demasiado tarde y les suceda como en otros países que, a quienes se oponen a este adoctrinamiento, los meten a la cárcel o les quitan la patria potestad de sus hijos. ¿Queremos llegar a esto?

¡Mujer mexicana forja tu Patria!

*La autora es orientadora familiar.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.